Descubre

Cómo SI

​(55) 9108 · 5362​

Llamadas, mensajes y WhatsApp

¿Coaching, qué es eso?

Explicar lo que es una sesión de coaching realmente no resulta sencillo, sin embargo, puedo decirte que cada sesión es una experiencia en la que te llevas herramientas y aprendizajes que están totalmente relacionados a lo que tú quieres lograr.  Son conversaciones en la que inicialmente defines el objetivo sobre el cual trabajaremos ese día, posteriormente continuamos con preguntas "poderosas" que te ayudarán a generar conciencia sobre la situación que estamos revisando y regularmente realizamos algún tipo de ejercicio (práctico) con el que buscamos reforzar tu aprendizaje para que lo lleves a la práctica en situaciones futuras.

Algunos ejemplos de situaciones que llegan a mi consultorio son:

  • Codependencia
  • Relaciones conflictivas entre padres e hijos
  • Desinterés en el trabajo
  • Deficiente comunicación con mi pareja
  • No consigo el trabajo (puesto) que quiero
  • Conflicto con jefes y/o compañeros de trabajo
  • Dificultad para delegar actividades en el trabajo
  • Ineficaz comunicación con mis colaboradores, compañeros, jefes
  • Manejo de pérdidas (duelos)
  • Quiero perdonar pero no puedo


Estos son tan sólo ejemplos, lo único importante es que tengas toda la disposición para desaprender lo aprendido y aprender lo que ahora te es útil.   Es decir, que tengas la intención de mejorar y mirar desde otra perspectiva tus pensamientos, emociones y acciones.   Y como la simple intención no es suficiente, es por eso que  le sumamos las herramientas  (de Coaching Ontológico, Sistémico, PNL o Hipnosis)  para que obtengas el resultado deseado.  Por este motivo, es un proceso altamente dinámico y en el que requerirás de mucho compromiso y responsabilidad.

Toma en cuenta que el coaching no es psicoterapia, algunas diferencias son:

No se hace un diagnóstico ni tratamiento.
Decimos cliente, no paciente, ya que no miramos a las personas desde un modelo médico, sino como el corazón que da vida al proceso de Coaching.
El plan de trabajo se diseña en conjunto entre el cliente y el coach.
El coach no es un terapeuta, es la persona que te facilita las herramientas mientras te acompaña en tu proceso como un agente de cambio.
Trabajamos principalmente de presente a futuro, mientras que en psicoterapia se trabaja en el presente y pasado.
El enfoque es hacia la solución, en lugar del problema.
El Coaching es el ¿cómo si lograrlo?, mientras que la terapia se pregunta ¿por qué y de dónde viene el problema?
El compromiso y responsabilidad del cliente con el proceso son básicos para el éxito del mismo.
Revisión continua de avances y logros.

Recuerda que en caso de requerir algún otro tipo de apoyo serías canalizado al especialista correspondiente, por ejemplo:

  • En casos de enfermedad mental
  • En situaciones de consumo de drogas
  • Si tu vida está en riesgo (pensamientos o tentativas de suicidio, violencia física y/o emocional, amenazas a tu integridad física)
  • En caso de estar fuera de las competencias del coach
  • No existe progreso para el cliente


En ocasiones es posible e incluso recomendable que mientras tomas terapia realices a la par o posteriormente un trabajo de coaching.  Es necesario que esto lo consultes previamente con tu terapeuta.